jueves, 12 de junio de 2008

Camino a otro lugar...


Santiago: que harías Juan si yo te proporcionara algún mal?

Juan: seguramente me sentiría muy mal, me romperías el corazón querido.

Santiago: sabes que quiero encontrar a ese Sujeto, que esta un poco perdido. Pero vos no me dejas, en cambio Muriel siempre me da pistas.

Juan: aah, ese Muriel, no confiaría en él, solo quiere interferir en lo que estamos de acuerdo, y eso no seria bueno, no?

Santiago: sin embargo creo que él es quien dice la verdad, él sabe donde esta ese Sujeto, tengo que encontrarlo, porque ya no entiendo que es lo que me pasa.

Juan: como que no?

Santiago: mejor dicho creo que si lo sé. Pero también creo que eso no es lo que hay de verdadero en mi. Quiero decir, presiento que ese Sujeto es lo que necesito para encontrarme, para saber quien soy.

Juan: acaso me tomas de estúpido?- Y aparece Muriel-.

Muriel: pues si, y de uno muy convencional.

Juan: aah, el gran Muriel esta con nosotros. Maldito mentiroso! Estas confundiendo las respuestas de mi buen amigo.

Santiago: déjalo, que diga lo que quiere decir. Dale lugar a su palabra tan sincera y verdadera.

Muriel: eres muy débil, muy desconfiado de los otros. Y haces bien, pero no te atormentes. Tus semejantes, no son lo que eres.

Juan: pero como que no, si somos semejantes!

Muriel: pobre Juan, eres tan ingenuo, y crees estar seguro de ti mismo, piensas que tu conciencia eres tu. Pobre Juan, hablas con él y quieres disuadirlo, pero tienes miedo, y es por eso que tratas que todo sea conveniente para él. El quiere dejar de ser como tu, y dar una respuesta a tus preguntas, pero no lo dejas. Vamos, ese sujeto nos espera

Juan: me haces mal.

Santiago: no, tu me haces mal. Este gran otro, Muriel, quiere ayudarme

Juan: pero si el te está haciendo equivocar! que tus sueños sean raros y a veces te encuentres diciendo cosas que no las decís habitualmente.

Santiago: es que “habitualmente” solamente soy una fachada, sino no podría convivir con vos Juan, y con los otros tampoco. Habitualmente miento, en cambio, cuando me encuentro diciendo o haciendo cosas que no digo o hago habitualmente, percibo algo de mi, que de algún modo quiere salir, y vos no me dejas. Tengo que ser amable, pues no lo soy! Pero debo, por qué? Es mi parte que no conozco, y quiero conocer, y para eso debo encontrar a ese sujeto, el sabrá o mejor dicho me hará saber, lo que soy. Ya lo he ignorado demasiado, y si sigo así, seré un ingenuo siempre, terco y torpe. Siempre me adivinaras cuando este por hacer algo. No somos iguales mi querido Juan, y es una pena, porque me caes bien! Pero solo para no tener que matarte, y creo que ya no puedo manejarlo todo, no puedo comprender la totalidad de esto que me rodea, que tu dices que es la realidad. Déjame Juan, que debo encontrarme con mis contrastes, que ya no aceptan tus concepciones, que son imaginarias. Esta falta es lo que me hace seguir.. seguir buscándome y ser un indeterminado. Estoy siendo condicionado, pero quiero que algo me determine, y quiero saber qué es.

Muriel: podemos irnos?

Entonces llegaron hasta donde estaba ese Sujeto, esperándolos, y entraron. El lugar era muy confuso, deforme, lleno de inmundicias y un olor pestilente que sofocaba. Santiago vomitó, y Muriel se reía. Apareció ese Sujeto.

Santiago: Pero si eres muy parecido a mi! Pero que horrible eres!

Ese Sujeto: El horrible eres tú.(mientras se abalanzaba sobre un animal muerto que había en el suelo, jadeando y se revolcándose sobre éste)

Santiago: Que horror! Eres un perverso! Me das asco.

Ese Sujeto: Y que esperabas de mi, si me han dejado tirado aquí, en otro lugar, olvidado y maltratado. Me has sucumbido a la sombra, y me tiras todos los dias tu basura, tus porquerías, todas esas cosas asquerosas que repugnan, pues he tenido que vivir con esto! Que esperabas de mi! Cómodo! No tienes el empeño de reciclar estas miserias. Ahora dime una cosa, por qué no me escuchas? Cuando de noche prendes la luz en tu cabeza, por qué me has dejado aquí tirado? Suspirando penas, casi sin aliento.. por qué me has hecho esto? Me has convertido en un monstruo! Y cuando sueñas maldito, cuando sueñas todas las noches te hablo, pero eres muy bueno para ignorarme.

Muriel: déjalo, el pobre no tiene la culpa.

Ese Sujeto: culpa!!?? Pues si me la ha echado a mi!! Mientras duerme tengo que vérmelas con eso.

Muriel: ya lo se sujeto, pero estoy tratando de ayudarte, para eso lo traje aquí, para que vea lo que te ha hecho.

Ese Sujeto: peleemos! Te reto a que me des por muerto. A ver si puedes aguantarme ahora que no esta Juan, ahora que estas solo aquí conmigo, frente a lo que has hecho de mi.

Santiago salió corriendo.

Ese Sujeto: cobarde!!! Ya me pedirás algo. (Y cayo dormido entre la inmundicia)

7:00 am, Santiago se despertó.



Escrito por chespi

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy interesante, esto la verdad que resulta dificil de entender pero creo que tiene mucho sentido...

Los que hacemos cosmogonias de cajon dijo...

Escrito hecho en base a la laectura del seminario de Jackes Lacan "Introduccion del gran otro".. sobre la formacion del sujeto y los planos simbolico e imaginario.. que lo disfruten