miércoles, 25 de junio de 2008

Don Cuito y las historias de las zambas





Don Cuito escuchaba la canción, con los ojos cerrados, sintiendo la voz grave en cada latido de su corazón, dejando caer una lagrima sobre su mejilla llena de surcos, sobre los años que se han ido, añorando viejas épocas, reconquistando pasadas victorias, todas y cada una, en cada instante de la canción. El cassette estaba ya también viejo como él, y el radio sobre la mesita redonda adornada con un mantel daban la postal típica.

En su mano, un vaso de vino. En su mente toda una vida. En el frente de la casa, la nostalgia, en la parte trasera, miles de historias guardadas en un deposito, y adentro, la soledad.

Terminaba la canción, el silencio, y la espera a una nueva historia.

Esta vez era una mujer, una linda mujer. Ella tenia el cabello rojizo, unos ojos marrones oscuros, y le había dicho una vez que siempre iba a estar con él.

La volvió a conquistar en esa zamba, la volvió a besar, le hizo el amor tres veces un domingo por la tarde, y le construyo una casa con sus propias manos, para que ella la cuidara, para que ella viviera ahí, para volver siempre después de cada dia y encontrarla en la cocina. Volvió a ser un hombre en esa zamba, junto a ella, dejo de ser el simple resto de una vida. Sintió que ella lo acaricio, que le beso la mejilla, que le hablaba, que lo tocaba, él lo sintió. Desprendido del tiempo, del lugar, de la verdad que lo tenia casi en deterioro total, él, Don Cuito, sintió una angustia enorme, pero era feliz mientras la zamba sonaba, mientras estaba con ella, esa mujer que siempre iba a estar con él.

Se estaba entusiasmando tanto, que sus latidos le hacían estremecerse, estaba dibujando una sonrisa en medio de un llanto, cuando la canción terminaba, el corazón se calmo completamente, el vaso se estrelló desparramando el vino por el suelo, y el fin llegó, junto con la ultima estrofa de la canción, el silencio, y ya no hay espera a otra historia.

La cinta del cassette termino, y las historias se han hecho una sola, que llegó a su final.



Escrito por: Chespi

No hay comentarios: