domingo, 22 de junio de 2008

Estar estando



La madre de Dios trabaja mucho todos los días y el se queda ahí solo.

Un día para entretenerse se le ocurrió jugar al trabajo, tal como lo hace su madre.

Creo un planeta de color azul y se quedo entusiasmado con la idea de mostrárselo a su madre cuando llegase del trabajo.

Su nuevo juguete era perfecto y el no aguantaba las horas para mostrárselo a su madre.

Cuando por fin llego su madre fue corriendo hasta la puerta y le dijo con una gran sonrisa…

- mama, mira lo que hice-

A lo que ella contesto…

- ahora no Dios, que estoy muy cansada-

Afligido y decepcionado se fue a su cuarto y guardo el juguete en su cajón.

Luego de un tiempo, ya con más edad, Dios se acordó del juguete y lo fue a buscar.

Lo saco del cajón y se dio cuenta que ya no estaba igual de cómo el lo había dejado.

Ya no era perfecto y su profundo azul ya no era el mismo.

Desconcertado se lo mostró a su madre aprovechando su momento de ocio.

- Mama, ¿te acordás del juguete que te mostré hace tiempo? –
- ¿Cual de todos? – le pregunto su madre interesada.
- el azul –
- aaa si, era muy lindo – recordó ella con una sonrisa
- bueno, mira lo que le pasó –
Lo sostuvo en sus delicadas manos por un momento…
- Le agarro la humanidad – le dijo
- ¿Y eso que es?-
- Son un germen mihjo, eso te pasa por no cuidarlo como deberías –
- ¿Y de donde salieron? – pregunto Dios
- Y habrá sido resultado de un momento en que se te cruzo la alegría y la tristeza al mismo tiempo –
- ¿Tiene solución esta humanidad? – pregunto preocupado Dios
- Eso depende de ella nada mas – respondió afligida mirando fijo al círculo no tan azul.

Dios, decepcionado nuevamente, se fue a su cuarto y guardo su viejo y repercutido juguete en su cajón.

Y ahí estamos…

Estando en el cajón de los juguetes olvidados de Dios.




Escrito por: MartiN



No hay comentarios: