miércoles, 27 de agosto de 2008

Esbozo de una figura (imperfecta)



Agarro una línea, y la voy acomodando suavemente sobre el blanco de mi pensamiento. La voy contoneando, curveando, hacia abajo, ligeramente, midiendo una distancia casi siempre imperfecta. Entonces formo lo que va a sostener toda una estructura que ya está en cierta forma deseada en mi mente. Al llegar hasta abajo, donde no puedo mas que parar, recorro en horizontal sin figurar nada, y trazo un similar contoneo paralelo, tratando de imitar la misma curva, la misma forma imperfecta, hermosa, de la parte del borde que encierra toda la fuerza con la que ha de andar esta cosa.

Llegado a la mitad de la figura, donde había comenzado a bajar, subo apenas la mitad de la distancia que está recorrida mas abajo, porque claro está ¿Cómo lo que mantiene algo podría ser mas chico que lo que está siendo sostenido? A quien se le ocurre semejante asimetría?

En la parte mas alta, sobre los paralelos de las curvas, en el espacio que estos paralelos encierran, hago un circulo, también imperfecto, como toda la figura, mas bien una especie de ovalo, pero deforme, y lo uno a ambos lados con líneas horizontales ligeramente encorvadas, que pueden bien servir de lugar donde apoyar objetos.

Una vez cerrado el seudo-ovalo, le agrego dos huecos, en el círculo de lo alto, y en lo alto de éste, por donde puedan entrar las señales del exterior, las formas. Serian una especie de visores. Entre medio de éstos, y más abajo, dos círculos más pequeños, más juntos, que sirva para la ventilación. Y por ultimo, debajo de éstos, un gran hueco, el mas grande, para meter todo tipo de objetos por ahí, y también para que salgan de vez en cuando algunos signos, o ruidos.

Ahora tengo una figura cerrada, excepto por la parte de abajo, que es la que mas sufre por esto, porque ha de soportar todo el peso, sin algo definido por ser. Debo de darle, entonces, una plataforma dura, resistente, que pueda aguantar el largo recorrido del camino de la vida que ya le he dado a esta estructura.

Tengo entonces la figura acabada, toda la estructura, imperfecta, formada. Un cuerpo, sin definiciones claras, solo una figura, que va a adoptar su definición durante el decurso de su vida, y se inclinará hacia ella, para que una vez que llegue a vivir lo suficiente como para valerse de sí, gracias a todas esas cosas que pueda aprender y que le llegaran por el simple hecho de ser puesto en marcha, comience a definirse como una entidad, por así decirle a esto amorfo que esbozo en mi pensamiento. Y así seguramente irá adoptando distintas formas, se irá deformando, irá modificando la disposición de las curvas, agrandando o estirando.


Así llego a imaginarme en un momento de extrañamiento del mundo a la mujer que amo, y que se ha ido deformando en mis recuerdos poco a poco, por culpa tal vez de sus imperfecciones, de sus indefiniciones. O tal vez y quizá mas acertadamente, por mi imposibilidad de darle una forma certera, de verla claramente, como eso que es y siempre ha sido.

Pues así como me he figurado un ser andante, a través de sus líneas y curvas, imperfecto, indefinido, puedo verla en un momento a ella, la perfección, de lo mas imperfecto, en su expresión tal vez mas fuerte. Su imagen.






Por chespi

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que lindooo.. me encanta la parte: "como eso que siempre ha sido"..

segui asi chespii, genio!

besos

ale

Ayelen dijo...

Hermoso...
Tanta asimetría es lo que hace a un ser perfecto, aunque la perfección se la damos nosotros en los esbozos.
De cada figura amorfa salen los ruidos y objetos más extraños, está bueno poder darse cuenta de su profundidad.

Bello.

Saludos

Anónimo dijo...

Es increible como podes escribir algo asi!!?? es verdad que nosotros le damos la perfeccion a las cosas amorfas.. En si nada es perfecto..

Besos

Ro