sábado, 2 de mayo de 2009

Resistirse a ser... (una creacion)

-
-
Estoy a punto de dar un paso, al borde de un acto. Lo voy a llamar Juan, es un lindo nombre, suena bien cuando se pronuncia. ¿Cómo va a ser Juan? Ya lo reducí al verbo de ser un nombre. ¿Qué edad tendrá? Cómo será, ¿de personalidad fuerte? O un debilucho al que le voy a hacer sufrir todo. No debo ser tan despiadado. Pero si es mi creación. ¿Acaso Dios nomás puede? ¿Le voy a dar compañía? Es conveniente, sino ¿qué le causaría? Necesito una causa. María Luz va a ser su problema. Ahora, ¿qué contenido va a tener este dilema? Puede ser un desengaño, o un conflicto entre dos intereses. Es de lo más común, pero me sirve bien, la vida está llena de eso, y si quiero hacer algo con contenido real, ese va a ser su problema. Un conflicto entre dos personas que se quieren, matar o amar, da igual, quererse ya es un problema. ¿En qué tiempo puedo ubicarlos? Un presente continuo es apropiado, da esa sensación evanescente de que a cada paso ya es pasado sentenciado, lleno de efectos, un azar eficaz, grávido. Ahora sólo necesito las palabras que vayan a pronunciar para expresar lo que les voy a hacer que les pase.
Algo pasa, Juan se amotina. No quiere hacer lo que le dicto, peor aún, no quiere hacer nada. Pone un bloque entre él y yo para que no lo obligue. No piensa en María Luz, no le causa nada.
-Dejame de joder, no me vengas con pateticismos. Pensá en algo mejor-. María luz también se pone en terca, no obedece lo que yo supongo que debería pasarle cuando tiene un conflicto por querer algo de Juan.
Ya sé Juan, voy a hacer que hagas tonteras, que andes medio tarado por la vida, como si tú alrededor no importara. Todo porque estás enamorado, el resto no importa. Haceme la gauchada.
No hace caso, no le interesa.
María, ayudame, hacé algo, estorbalo al menos, así se molesta y emite un odio repentino que lo lleva a lastimarte.
No hay caso.
Qué te parece Juan, si sos un codicioso empedernido, y vas cosechando rencor hasta quedar solo. Ni maría te hace caso, y terminas lamentándote en una celda por el resto de tu vida. Ahí se puede poner más interesante, la vida en la cárcel no es fácil. Estás todo el tiempo al borde de la muerte.
No le gusta.
-Todo es muerte y amor sufriente para vos! Pensá en otra cosa-.
De qué otra cosa puedo hablar, es lo único que en la vida de los reales afecta enserio. No me lo podés negar Juan. Los hombres reales se sienten invadidos por el amor, la codicia, el egoísmo, el miedo. Esas cosas profundamente humanas que son ciegas, puro acto, y que se simbolizan en las palabras que vos podés decir Juan, en este cuento.
Ni el “qué” ni el “cómo” le gustan. Se resiste a complacerme, mi propia creación.
-No seas ingenuo querés, el amor, la codicia, el miedo, no son ciegos, el ciego es el hombre! Vos mismo, sos un ciego, un sordo. Yo no soy un hombre real. Pensá un poco-
Ya sé, puedo hacerte parecer una especie de fantasía. Puedo hacerte decir cosas que sentencien la verdad, la verdadera. María no importa, la obviamos por ahora. Entonces vas a ser una especie de fantasma que vive en mí y me dicta los códigos, y que si lo interpreto correctamente me puede revelar el sentido de todo.
-Qué ingenuidad tan grande! Vos sos un hombre real, sos ciego también, no podés ver nada de eso. Además no podés obviar a Maria, ya la creaste, ahora hacete cargo de ella también-.
Se sigue resistiendo, el maldito ya me tiene cansado.
Pero vos me ayudas Juan, me vas dictando todo. Decime qué te asedia, qué pensás.
No responde. No emite palabra alguna que sirva. María ni siquiera interviene.
Y si te hago buscar algo perdido? Eso que nunca se encuentra, que vuelve loco.
-No hay nada más lamentable que un personaje que no resuelve nada-. Tiene razón.
Esta es la última Juan, vos sos un shamán, nada de profecías. Vos te encargas de vender ilusiones, a los pobres que no tienen ni siquiera eso. Una especie de asistente ilusionista, y te creas un cuento bastante consistente.
-Me resisto a ser una vez más una herramienta para que le metas el cuento a los demás. Aceptalo, yo soy, siempre el mismo imbécil que baja intentos de metáforas y analogías de quién sabe dónde. Ahora me llamas Juan, antes fui Pablo, Martín, Eliseo, Manuel. Debo admitir que este nombre es el único que me gusta. Pero no me gusta que me sigas hostigando. Quién te da derecho-.
Basta Juan, vas a hacer lo que te diga, quieras o no. Me haces ser un torturador, y me da pena por vos. Sos torpe Juan, trastabillas todo el tiempo. Pero entendeme, yo no lo puedo soportar, vos sí. Por eso te necesito, no me hagas esto Juan, debo gritar de alguna forma toda la bazofia que me rodea. No quiero perderme entre tanta absorción, si vos me ayudás, puedo tener un gancho.
-Dios mío que patético. Por qué no te unís a algún movimiento revolucionario, o vas a apedrear algún palacio y me dejás de joder. Está bien, entiendo que sufrís, pero para tanto? Tenés que exagerar? Ni yo a veces puedo soportar este tormentoso existir que me propinas sin mas molestias-. Perdón Juan. Pero los actos tienen sus consecuencias, no podés evadirlas, si te dejo vivir en mis cuentos es para algo, no para que me vengas con estos planteos.
-Está bien, pero haceme un favor, no me hagas mas ser un hombre común al que le sobreviene todo tipo de consecuencias por el simple hecho de existir. Dame algún motivo, haceme un poco más afortunado, más profundo. Si querés me enamoro, si querés sufro por eso, y hasta me pongo a llorar por la muerte de mi perro. Pero dame algo mejor que un nombre lindo. Quiero ser yo el escritor, (ser vos) de una vez por todas, quiero dedicarme a sufrir en las hojas, atravesarlas con odio, quiero plasmar al lado de la lujuria, un poco de dulzura, quiero gozar-.
Está bien Juan, vas a delirar, si eso querés, pero haceme el favor, no te me salgas de tema. Sino no vamos a llegar a ningún lado. El resto corre por tu cuenta, pero entendé Juan, que esto nunca se hizo, así que cuidado, cuando alguien elige su propio destino está yendo contra la corriente. Lo que sigue es grave en consecuencias, y espero Juan, te hagas cargo de tus actos.
-
-
Por Chespi.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Guau, este personaje es rebelde enserio

que consecuencias tendrá

las espero..

Muy bueno chespi, seguí dandole a la locura que te sienta bien.. un beso, Caro.

Welshire dijo...

eaea!!

mirá q blog groso-

El mes del cuentoenblog, hasta el 6 de junio podés subir un cuento propio y concursar por la gloria.
Sólo tenés q avisar cual cuento elegiste para q compita-

mabel casas dijo...

Y ahora conocete!!
sería la continuidad
pero cómo es la continuidad? la que tenemos que hacer nosostros mismos ,el personaje creció por tu mano y se hizo cargo junto con el autor del espejo
el otro mi y yo somos uno sólo,guarda ahora qué caracho(nótese el esfuerzo de léxico no censurable) hacemos?
nuestros juanes y Marías inspiran nos inspiran, somos qué somos?

muy bueno!! de instropección el cuento y de realidades...será así que las Marías desaparecen? ante la incertifumbre de los Juanes? y menos quieren una situación violenta en la que ellas sean las rehenes?
siento como si sin buscarlo establecimos un taller personajes-autor por caminos parecidos, gracias por el juego de postas con ellos y los míos
además es pedagógico y reflexivo para quién lo lee, jajaj , ya ves se trasciende sin darse cuenta

cariños, hoy no escucho a joan baez, ha de ser mi máquina que quiere tiempo real también

Anónimo dijo...

Coincido con lo de acá arriba.. es de introspeccion, muy cierto, pobre de los personajes...