sábado, 15 de agosto de 2009

"La imposibilidad de los sentimientos"

.

-Escuchá esta canción, te la dedico a vos-.

-Otra vez?- ella, harta, por su incontinencia.

-Si- nunca pudo, y no podrá- porque nunca voy a querer dejar de darte todo, lo que no tengo, y que vos no me das, ni me aceptas-.

-Es que no puedo, así como así. Tenés que provocarme algo más, y no lo haces. No porque no quieras, sé que lo deseas-.

-Y qué hace falta?-

-No sé, que haya química-.

-Pff, la química te hace tener hambre, o te hace transpirar. Lo que yo quiero es conquistar tu alma, y está mucho más allá de eso-.

-Te equivocas, la química hace latir fuerte al corazón. Y eso me falta-.

El solía meter todo tipo de sustancias a su cuerpo, mientras trataba de que su corazón no le diese los avisos de que algo andaba atropellándolo. Ignorarlos, era lo que él quería. Se vistió, y salió a caminar, a ver si encontraba algo por la calle. Qué andaba buscando, él no lo sabía, pero de que algo encontraría, estaba seguro.

-Esto te hace volar- le dijo el hombre parado en la plaza. Y ya que venía así, no le vendría mal. Entonces voló… aterrizó en un sofá, con mucha sed.

Sobrepasando las barreras de sonidos e imágenes, en un eterno segundo.

-Dejame que te diga lo que pasa cuando escucho esa canción. Siento que la canto yo, tan perfectamente como lo hacen esos músicos. Y pienso que estamos en un lugar muy solitario, y que lo único que hay es esa canción, y vos ahí escuchándola, y yo cantándola, tan perfectamente como lo hacen esos músicos. Cada nota y frase, es como si vos las entendieras, y sintieras lo mismo que yo. Pero no es así no? Se que no es así, pero me gusta fantasear con que sea así-.

-No sigas, me haces querer quererte cada vez más, y es cada vez más la angustia que me da no poder hacerlo-.

-Por qué no podés hacerlo. Ah ya sé, la química no? Si no fuera por ella, tu alma sería mía-.

-Creeme, no necesitas problemas como yo, no me necesitas como crees-.

-Pero, y eso que pasó? Qué fue?-.

-No se, ni yo se qué quiero, como hacértelo saber a vos?-

-Qué tortura-.

Tírenle una soga que ya se está sintiendo solo, muéstrenle la ventana que no encuentra por donde mirar. Síganlo por dentro y van a ver que no hay. Empujenlo que no puede caminar. Ayúdenlo que ya se esta sintiendo como un ahogado… tírenle una soga ya… díganle algo que no sabe mas que pensar…

-No entiendo para qué te haces tanto drama, si al final de cuentas somos una historia más, de las que abundan. Un cuentito mas, en donde la persona perfecta para vos, no puede quererte. Donde nuestro autor, quiere que seamos infelices, insatisfechos, pero interesantes-. El no entendió. Cómo era posible. Y si fuera así, cómo ella se daba cuenta de eso. Le acababa de dar un gesto que lo conmovió.

-Pero eso es algo sobrenatural, o algo por el estilo, cómo puede ser?-

-Ya nada es natural desde que estamos acá-.

El estaba dispuesto a aceptarlo, a asumir que todo lo que siempre creyó ser tan real como el amor que sentía, no era tan así como lo pensaba. Pero a costa de una condición, -Está bien, yo ahora voy a crear mi propia realidad- le dijo.

Extrajo fragmentos de canciones, cuadros, películas y de libros, todo cuanto se puede decir del mundo y su realidad. Todo repetía por debajo, como si se deslizara constantemente y en paralelo a lo que él creaba, un conjunto de letras.

-Mirá, mirá que lindo es esto ahora. Ahora no importa tu química, ahora tu alma reboza en todas las cosas que nos rodean, todo, todo porque yo lo quiero así-. Ella enseguida advirtió que había algo ahí, en ese mundo descrito por él, que era inevitablemente querible.

Es algo que persigue siempre adentro, como una patrulla interior… amenaza siempre… todo el tiempo, todo el día, todos los días.

Todos los días él se encargaba de seguir aggiornándolo, a ese mundo, retoño de su alma, que pretendía unirse con ella. Y para eso inventó un lago, el más tranquilo y hermoso lago que un mundo pueda tener, como punto de encuentro. Buscó frases en las hojas, para soltarlas por el aire calido que portaba aroma de tierra, de agua, y de naturaleza muda, testigo de lo sobrenatural.

Ella no fue. Y él convirtió la escena en una triste tarde melancólica, se sirvió de los mismos atributos que hubiera tenido la tarde celestial, donde se hubiera cumplido su ilusión, esa que nunca dejó de ser nada más que eso para el mundo real, que necesita de la química, de la materia, de la carne, de la sensación, del tacto, para hacer posibles las cosas.

-Vos podés tener todas esas cosas, hermosas por cierto, pero en algún momento te vas a dar cuenta. El amor, la ensoñación, tus palabras, tu deseo, sin un cuerpo para abrazar, para tocar, para hablarle, para mirarlo, no son nada-.

-Pero es verdadero-

-Ya lo sé, pero ese amor verdadero -que no admite realidad- es una ilusión, que engaña con promesas, que nunca son hechas, por quienes no son lo que querrías que fueran. Esa gran ilusión es la que te persigue siempre adentro- a todo intento de hacerse valer en un rapto efímero de realidad. Pero ella gana, porque si algún día no estuviera, no habría mundo posible. Al final, sin eso, de qué valdría el cuerpo.

-Necesito un cuerpo que sienta- pensó y volvió a la calle, para ver si podía, y sí que pudo, que antes de darse cuenta, su cuerpo temblaba, compulsivamente, por estar desnudo. –Qué hace esto- le preguntó al hombre que lo acompañaba. Y cuando esperaba alguna respuesta sobre algún efecto de la química, el hombre en cambio le dió una verdad grávida, - te llena el vacío- le dijo mirándolo en una mezcla de compasión y lástima. La conjunción perfecta de sensaciones para una resignación, a un vuelo que no tiene donde terminar. Esa imposibilidad era la causa de su mundo.

.

Por Chespi

7 comentarios:

Xaj dijo...

Y al final, el vuelo termina, en algùn momento.

Ese arte de buscarle sentido, a todo esto.

Saludos che.

BeLén dijo...

Nunca me arrepiento de darme un tiempo para leer tus escritos. Este habla del vacío, pero contiene tanto que es difícil detenerse a pensar en cada párrafo. Los sentimientos suelen ser así de imposibles, tan platónicos que preferimos no sentirlos con tanta intensidad pero sí imaginarlos e idealizarlos al máximo.
Crear mundos dentro del mundo para compartirlos con otros, eso sí que es lindo.

Saludos!

Rocío dijo...

Esto es muy ciertooooo.. Esas veces que las personas no consiguen hacer realidad sus sentimientos, y llenan con otras cosas ese vacío, y vuelan.. pero el vuelo de los sentimientos es mucho mas alto y más elevado..

Genial

Besos chespi.. y gracias por tus escritos

eMiLiA dijo...

"la química te hace tener hambre, o te hace transpirar. Lo que yo quiero es conquistar tu alma, y está mucho más allá de eso"

Uff, muy bueno!

Un abrazo.

Sil dijo...

Conincido con los de arriba.. los sentimientos hacen girar el mundo, los mundos..

Muy bueno

Besos!

Anónimo dijo...

Ese es el mundo que yo quisiera para mí...

Sarpado Chespi, te mando un beso grande..

Sofi

tank girl dijo...

porque el mundo parece ser superficial y vacío, porque el cuerpo necesita de otro cuerpo para zacearse (química) mis sentidos captan tus hormonas y me extasío de aromas inperceptibles, porque la belleza es una copa de vino embriagante. Porque antes mencionaste el amor hacia uno mismo, "narcisismo" enamorarnos de lo que somos gracias a otro, enamorarnos de lo platónico, enamorarnos del espejo que nos refleja en el otro.



se me acabaron los porqueses y no me quiero poner vueltera. jajajajaja.

saludines :P