domingo, 27 de septiembre de 2009

Los puentes y las represas

.

La vena late, la puede sentir, cada vez que fuma, en su muñeca siente el galopeo. Alfredo sabe que ya es hora de dejarlo.

La aguja mas chica del reloj ha dado casi un cuarto de vuelta después del mediodía. Es hora de recibir a una paciente, que no sabe ni lo que quiere, ni quién es, ni para qué se lo pregunta todo el tiempo.

Se sienta y suspira, Alfredo la mira y levanta las cejas. –Venimos cansados?-.

-No no, es que estoy harta de mi novio-. Alfredo anota. –Ayer discutimos mucho y nos dejamos por un tiempo, decidimos que no iba mas así-.

-Bueno, pero es beneficiosos para los dos-.

-Si que se yo, es como que no podemos mas estar un día entero juntos sin pelearnos. Pero ahora por ejemplo quisiera verlo esta noche. Pero mañana a la mañana se que nos vamos a pelear de nuevo-.

-Tal vez tengan que verse por poco tiempo, unas horas, día de por medio-. Y la muchacha lo mira inmóvil, se queda quieta por unos segundos, provocando el fruncimiento del ceño de su psicólogo.

-Esa es la gran solución!?-.

-Tranquila Guillermina, fue nada más que un comentario al pasar-.

-Si como no! Estoy cansada de sus comentarios al pasar. Chau!- la puerta hizo mucho ruido cuando ella la cerró con rabia.

-Y esa fue una de las terapias mas largas con esa mina?-. Ríe Santiago mientras toma su café.

-Así es, siempre se enoja a los cinco minutos por algo que digo y se va ofendida-.

-Que eficiente es tu terapia-.

-Es verdad-. Y Santiago no entiende.

-Disculpame alfredito, pero ustedes los psicólogos…-

-Estamos todos locos-.

-Por lo menos lo sabes-.

-No lo sé, es lo que dicen todos-.

-Y vos qué decís-.

-Que no, que los locos están encerrados en un manicomio, o en un hospital, o presos, o en su casa delirando. No haciendo terapia a tanto la hora-.

-Claro claro-.

-Ahora, si vas y les preguntas a ellos, los que están encerrados, si están locos, te van a decir que no, que los locos son los que están en el laburo, en la oficina, en la calle, en los autos-.

-Entonces quién está loco?-

-No se, vos?-.

-No, yo no-.

-Si claro, eso dicen todos los locos-. Y ambos ríen, Alfredo siente el latido de su vena mientras fuma, Santiago piensa en una anécdota.

-Te conté alguna vez lo que hizo un amigo de la facultad?-. Y ya no importa lo que diga Alfredo, él va a contar la historia.

-El tipo tenía un problema, no se podía mantener despierto a la noche para estudiar. Entonces hacía mate, y nos sentábamos. Estudiábamos un par de horas, y él se dormía, era increíble como caía. Y yo quedaba desvelado, por el mate pensaba. Pero no, me enteré a los años que el vago le ponía pastillas con efedrina al mate, que tenía tanto sueño acumulado que llegaba a la noche y se desmayaba, pero con un par de mates con efedrina aguantaba al menos un par de horas. Y yo no me podía dormir mas después boludo! Ja ja ja-. Alfredo simula que le causó gracia la anécdota, aunque eso fuera lo único que no le causó.

-Efedrina che?-.

-Si, en aquel entonces ya existía, y era fácil conseguirla para nosotros. Manoteábamos en el laboratorio nomás-.

-Decime Santiago vos sos un puente o una represa?-.

-¿Qué?-

-Claro, un puente es eso que está por encima de las cosas, y las deja pasar por debajo. Una represa es eso que está en el camino, y las detiene. Sos puente o represa?-.

-Qué me querés decir con eso-.

-¿No entendés lo que te pregunto?-.

-Mas o menos… vos me estas diciendo que si soy de dejar pasar las cosas, o si me interpongo para aguantarlas, si hago algo para transformar lo que pasa-.

-Mas que eso, porque dejarlas pasar significa resignarse, dejar que las cosas fluyan es no tener poder sobre ellas. Y cuando te interpones lo que haces es retener su energía, su lo que sea que tenga, y lo usas para otra cosa, para lo que vos quieras, cuando creas necesario-.

-Definitivamente soy una represa-.

-Vos crees?-.

-Claro-.

-Entonces lo crees. Me parece bien-.

-A qué viene este planteamiento?-.

-Porque las personas en verdad creen que pueden hacer algo para cambiar las cosas. Por lo que parece es así, pero las cosas siguen pasando sin importar lo que alguien haga. Miralos a los pobres de greenpeace- señalando el diario- siguen y siguen y la matanza del planeta no para; los seudo-comunistas, socialistas, “seudo-todo”, en las mesitas repartiendo folletos y los políticos que siguen robando, la derecha siempre gana como sea, aun cuando parece perder; la policía, y cada vez mas inseguridad; los padres, que nada pueden hacer por sus hijos cuando caen en la basura, y puedo seguir y seguir. Mirame a mi! Todo parece hecho para intervenir en algo, todas las organizaciones, instituciones, todo, pero al parecer no logran lo que quieren, solo lo consiguen pero a medias, o mal. Todo lo que se hace se hace más o menos, o mal-.

-Y es así nomás viejo, que le vamos a hacer-.

-Ves? Ese es el resignamiento de los puentes, tendríamos que acostumbrarnos a que somos puentes, y nada más-.

-Epa che, que pesimista-.

-Si, soy el “tesoro de los pesimistas” pero vos sos peor que decís “así nomás es”, sus un puente grandísimo y antiguo-.

-Bueno pero para cambiar algo hay que empezar por uno mismo ¿no?-.

-¡Que romántico!- con increíble sarcasmo- ¡Es una boludez eso! Está bien, es un principio, para que se haga algo a nivel colectivo, pero, es arrogancia a la vez, creer que con que uno cambie el resto va a hacer lo mismo. Sin embargo muchas veces pasa eso, con lo que se dice “sentido común”. Pero el sentido común no sirve de nada amigo, hay que hacerlo con las cosas que sirven, sino nos vamos a terminar jodiendo siempre, como venimos haciendo hace largo rato-.

-¿No te parece que ya estamos bastante jodidos?-.

-A veces quisiera tener ese sentido común que te hace olvidarte de todo, y pensar que la vida “es así”-.

Afuera, a unos metros, un hombre de gorra, con campera de jean, observa una mujer que va por la vereda con su cartera en el hombro, la tiene agarrada con ambas manos. Al instante está forcejeando. El hombre está tirando con fuerza, cubriéndose la parte inferior echando su cuerpo para atrás. Al instante siguiente, la mujer llora, el hombre corre, la gente pasa.

.

Por Chespi

12 comentarios:

M a i t dijo...

Hay que darle la razón a los locos, dicen.


¿No usas el 'mesinsher'?
El otro día te agregué y no te tengo.
Saludos y que estés muy bien ché.

Mait

mabel casas dijo...

chespi

muy buscador de reflexiones y exploraciones , este cuento! puentes y represas, me encantó la metáfora de ambas situaciones en que reacccionamos ante la vida
y también los trucos escondidos que tiene el relato
darse cuenta y seguir igual( hasta seguir fumando) hasta reirse del mate con efedrina, hasta la crítica puntual de la realidad social y el planteo de locos los de afuera o los de adentro, incluso la pateticidad del consultorio donde terapeuta y paciente también repiten lo mismo sin construir, un pago y un adentro
todo repite y nada cambia
pero estoy del lado de que el cambio de lo individual tiene que transformarse en colectivo social
y no se, si represa pero al menos a diquecito llegar..o un día se quiebra la pared contenedora y nos tapamos todos
me regustó el texto

cariños

Verònica dijo...

a veces me da miedo pensar que las cosas no van a cambiar mucho pero cada vez lo creo un poquito màs. quiero salirme de ese lugar. que las cosas cambian si uno cambia primero... puede ser, a veces si. Hoy ni siquiera se muy bien lo que creo como para compartirlo acà.
Uno puede dejar fluir las cosas, los dias, el tiempo, en una actitud pacìfica, de espontaneidad y ahi no significa que a uno no le importe lo que pase... pero, es bien distinto a dejar pasar todo por creer que no somos capaces de intervenir o de relacionarnos con eso de una manera que nos resulte positiva, que gocemos, o que sirva para algo. No sè si tiene mucho que ver con el texto lo que digo pero me parece tambien que todos nos estamos olvidando mucho del solo placer de las cosas de la vida y les damos mas vueltas de las que tienen y ahi nos jodemos, complicandola...

Y de locos.. todos tenemos algo, pero seguro que muchos de los que estàn adentro la tienen bastante màs clara que algunos en la oficina.

UN ABRAZO Chespi,

Vero.

Josefina dijo...

Claro, ademas los locos no se suben a un bondi y sacan boleto y se sientan frente a su psicologo, ja!

Ahora la parte seria, capas sea el tema que escucho (era en abril-Fandermole, con la hermosa voz de balgieto) o esos dias qe me agarra la melancolia, pero me enamore de ese monton de palabras tuyas chespi, al principio mientras avanzaba la lectura en mi cabeza decia "ahhh pero es un pensimista ese" (yo y mi complejo no?) pero al seguir leyendo me iba sorprendiendo y la cosa tomo otro rumbo =)
Gracias hermosas palabras para pensar,
un abrazote desde la fria buenos aires.

ricardo a dijo...

a lo fedor..

Patchouly dijo...

Hablando de locos... Paulo Coelho hace una teoría muy buena sobre ellos en VERONIKA DECIDE MORIR, uno de mis favoritos de este escritor :)
Me encanto tu relato, tiene esencia 100% Chespi jeje.

Y respecto al comentario que me dejaste de la teoria de la escalera... la mia bien se parece a la reseña que dejé en el blog, aunque desde hace tiempo me identifico más con la parte que espera.

Saludos amigo. Patchouli.

M a i t dijo...

Es que eso hice, agregué la de gmail.

El mio es espriocrenica@live.com asi que, no' hablamo señor.

Salute, Mait.

M a i t dijo...

espirocrenica@live.com (se me chispoteó)

tank girl dijo...

me di cuenta hace muchos años que el sentido común no es tan común después de todo.

Y si a alguien no le interesa hacer nada al respecto y simplemente se sienta en la primer butaca con todo los lujos de observador a esperar a que todo estalle sin que nada le importe un huevo?... que seria eso?

:P

tank girl dijo...

mi madre siempre fue una soñadora y siempre me anduvo diciendo por ahí que, las pequeñas cosas de la vida, las costumbres, se contagian, si uno toma una decisión correcta entonces más personas van a estar tomando esa decisión correcta, desde lo más básico como no desperdiciar agua y no tirar papeles en la calle. Poseer esa conciencia individual fortalece la colectiva.

"pequeña gran superpotencia" como dice ismael serrano que ella tanto adora u.u

y aunque quisiera decir mucho mas... creo que así esta bien.

Jacqueline dijo...

todos estamos un poco locos y un poco cuerdos!
me gusto mucho.. me hace recordar a algo que lei y todavia no se a que
si me acuerdo te digo

pero esta muyyy bueno

BeLén dijo...

Qué bueno detenerse a cuestionarse uno mismo acerca de si deja pasar las cosas o las detiene para modificarlas, para hacerlas propias y resignificarlas. Y la historia que contás, interesante también.
Saludos, me gustó mucho el escrito.