martes, 28 de septiembre de 2010

Difusion cientifica de las cosas mas absurdas de nuestra cultura

Mediante un estudio investigativo con fines de encontrar y/o advertir cuáles son las cosas mas descabelladas, absurdas y raras que ocurren a nuestro alrededor, muchas veces sin que nos demos cuenta, hemos llegado a las siguientes conclusiones:

Primer descubrimiento (que le da fundamento a todo lo demás): -si uno sigue una constante en la ciudad, a cierta hora de la tarde, puede que se cruce con cierto número de otras constantes nunca advertidas, o si bien lo hace de noche puede que tenga muchas probabilidades de descubrir irregularidades bastante curiosas.

Otros resultados que se desprenden del primero:

-La realidad es una constante, es repetitiva como ninguna otra cosa, como ningún otro ciclo, y por ese motivo, es que nos parece un dejavú cuando la observamos después de pensar un rato.

-Por encima de más del 90% de los locales comerciales que existen en cada manzana de la ciudad hay construidas casas y departamentos, y lo que es mas… allí viven personas.

-Cierta cantidad de personas se miran a los ojos más de una vez por mes, cierta cantidad lo hace mas de una vez por semana, y cierta cantidad, aunque en un porcentaje muy bajo, lo hace más de una vez por día… sin conocerse o haberse hablado nunca en la vida.

-El riesgo de ser tomado por loco en la calle es casi tres veces más alto que el de los lugares privados. Dadas las circunstancias, cualquier acto o conducta dirigida a llamar la atención de alguien que circula por la vía pública, es fácilmente confundible con un acto totalmente irracional o proveniente de una mente enferma.

-El evento más importante a nivel, no solo mundial, sino universal es, al contrario de lo que mucha gente piensa, un partido de fútbol.

-El fin del mundo, de la historia, de la existencia, y del hombre, a diferencia de lo que pensaba Hegel, está asociado a un corte de luz.

-Las catástrofes más destructivas a nivel colectivo son, más allá de un desastre ecológico, los cortes de ruta.

-Hay personas que caminan por la calle con broches para tender la ropa en el bolsillo.

-Hay personas que caminan por la calle sin ropa interior y piensan, cuando se cruzan con alguien, en su picardía, (cosa evidenciada en una sonrisa pícara hacia sí mismos).

-El instinto más bajo del ser humano, el salvajismo, el odio, ese sentimiento asesino de supervivencia, suele brotar en las colas del supermercado y del banco.

-Los cavernícolas no se extinguieron, como mucha gente común y científicos creen. Se los puede ver todavía los fines de semana en las canchas de fútbol.

-Por la calle, a las doce y media del mediodía circulan un 60% de colegiales, un 30% de amas de casa, un 5% de trabajadores, y un 4% de ancianos. El 1% restante se compone de locos y personas en vías de convertirse en amas de casa, trabajadores, ancianos, y locos.

-Las ratas salen a la superficie a alimentarse entre las diez y las doce de la noche.

-De cada diez baldosas en las veredas, cuatro están flojas, o bien rotas, listas para salpicarte un día de lluvia.

-De todas las personas que uno se cruza por la calle, mas de la mitad lleva una cruz colgando del cuello, un cuarto lleva una cruz en la espalda, y el resto cree en el diablo o en alguno de sus alternos.

-Cada diez cuadras se producen al menos dos encuentros entre conocidos.

-La mitad de los encuentros entre conocidos son situaciones incómodas.

-En cada manzana habita al menos una persona que vive, come, y duerme, en la calle.

-En la calle hay muchas personas que ostentan tener. Pero hay casi el triple de personas, en proporción a los que ostentan, que no tienen nada.

-De cada tres hombres, uno se casaría con dos de cada cinco mujeres que se cruza por la calle.

-De cada tres mujeres, una se casaría con uno de cada diez hombres que se cruza por la calle.

-El noventa y ocho por ciento de las personas que circulan por la vía pública llevan en sus brazos un bolso, o bien una cartera, o bien una mochila, con objetos que generalmente no necesita, en su interior. El dos por ciento restante, los lleva en los bolsillos de sus pantalones.

-Las probabilidades de encontrar personas sonriendo en la calle es muy baja. Pero no tan bajas como las probabilidades de conseguir monedas.

-Hay al menos un kiosco por cuadra, un almacén por manzana, un consultorio odontológico por cada dos cuadras, y uno psicológico por cada setenta metros. Hay también una clínica o más por barrio, y sin embargo hay amontonamientos en los hospitales.

-Hay dos veces la cantidad de automóviles que caben en el centro. De ese total, un tercio está estacionado, y el resto congestionado.

-Por cada bicicleta hay más o menos diez autos circulando. Y lo que es más, por cada auto circulando hay cinco autos en la planta automotriz, listos para ser vendidos y sumarse a la correntada. Ahora bien, cada bicicleta circulando, significa un auto menos.

En lo que sigue se irán exponiendo los resultados de la investigación a medida que avance el procesamiento de los datos obtenidos por medio de la observación. A partir de este momento cada uno puede valerse de estas conclusiones, para ir a contrastarlas con la realidad, ahí en la calle, pero siempre manteniendo la cautela de no ir a confirmar algo pre-concebido como cierto, cosa de alentar a la tarea científica, y producir conocimiento válido.


Por Chespi

4 comentarios:

Luna dijo...

Mi experiencia confirma muchas de estas teorías.
Discrepo en las del casamiento.


Besos

Xaj dijo...

Che, algunas cosas no son nada absurdas. Lo de las baldosas es una ordenanza en tonga con las marcas de jabòn en polvo y la de los autos una triste verdad.

Saludos muchos.

Caro Pé dijo...

¡Qué estudio te mandaste Chespi! jja!
Saludetes!

Laura dijo...

Hola!! Os dejo algo que creo que os va a gustar, o al menos alegrar un poquillo :)

http://crucedeveredas.blogspot.com/2010/10/premios-sorpresa.html

Se supone que ahora vosotros teneis que hacer lo mismo, escogiendo vuestros 4 blog.

Un beso!! Y espero que os guste! jeje.